viernes 24 de septiembre del 2021

LAB exige a Tubacex que ponga fin al acoso y readmita a los trabajadores despedidos

Actualizada junio 8th, 2020 a las 21:42
Sin Etiquetas
Autor Otros Artículos Enviar correo. Relacionados

COMUNICADO DE LAB

Este último despido se basa en el informe de un investigador privado que considera, en contra del informe de su médica, que el trabajador simulaba su enfermedad. Una vez más estamos obligados a realizar una nueva denuncia pública contra la dirección de Tubacex, en esta ocasión por el despido, en el día de ayer, de un nuevo trabajador de la planta de Aceralava.

Éste ha sido despedido como consecuencia de la vigilancia de un detective estando de baja médica. Como dice Tubacex a través de su mal llamado “Proyecto de empresa Saludable” su objetivo es reducir el absentismo por el alto coste que para la empresa tiene, y para ello el único plan que tienen es el de contratar un servicio de vigilancia privado, que invade la intimidad del trabajador y trabajadora y la de su familia, y que pone en cuestión cualquier actividad mínima que pueda hacer una persona estando de baja médica, aunque la misma sea recomendada por la o el propio médico.

Por otro lado, cabe denunciar que el seguimiento a este trabajador no ha sido casual. Hace unos años, este trabajador se vio obligado a realizar una denuncia interna ante el trato que estaba recibiendo por parte de algunos mandos, y a partir de ese momento su situación no ha sido fácil en la empresa. Incluso, el pasado mes de febrero llegó a ser sancionado con 12 días de empleo y sueldo, tras tres amonestaciones seguidas por incumplimientos alegados por su mando. Este pasado mes de marzo, la propia empresa había requerido al trabajador para participar de unas entrevistas a través de una consultoría, para saber lo que estaba ocurriendo y resolverlo.

En LAB estamos convencidas y convencidos de que si la mitad del esfuerzo que pone Tubacex en abrir estos procesos de investigación, con todo el daño que esto provoca en la persona investigada, lo invirtiera en atender nuestras demandas mejorando nuestras condiciones de trabajo y de seguridad, la realidad para la plantilla de la empresa sería muy diferente. Los trabajadores y trabajadoras no podemos admitir que nuestras bajas se traten en términos de coste para la empresa, ni podemos admitir sentirnos cuestionados como trabajadores y trabajadoras por estar enfermas o enfermos. Le recordamos a esta dirección que somos nosotros y nosotras quienes perdemos la salud y la vida, en muchas ocasiones por las condiciones de trabajo que tenemos y que Tubacex se niega a reconocer, a pesar de que la lista de accidentes se va alargando. Por ello exigimos a Tubacex que ponga fin a este acoso y readmita a los trabajadores despedidos.

Lo más leído
.