domingo 27 de septiembre del 2020

La Diputación Foral de Álava implanta el teletrabajo para fomentar la conciliación e integración de su personal

Actualizada julio 31st, 2020 a las 12:16
Sin Etiquetas
Autor Otros Artículos Enviar correo. Relacionados

La  Diputación  Foral  de  Álava  implantará este año  el  teletrabajo como  modalidad  estable  para  su  personal  funcionario  e interino con el objetivo de ampliar las opciones de conciliación de la vida familiar y   laboral,   y   facilitar   la   integración de   personas   con   movilidad   reducida   y determinadas  enfermedades.  Esta  modalidad  voluntaria  y  reversible consistirá  en una jornada semanal de tres días de teletrabajo y dos días de trabajo presencial.

La  diputada  foral  de  Fomento  del  Empleo,  Comercio  y  Turismo,  y  de Administración Foral, Cristina González, y el director de Función Pública, Adolfo Lander, han presentado hoy el decreto que regulará el teletrabajo entre los cerca de mil  trabajadores/as  que  integran  la  plantilla  de  la  Administración  General  de la Diputación  Foral  de  Álava.  Este  decreto, negociado con  la  representación  del personal, será aprobado en el próximo Consejo de Gobierno Foral. Cristina  González  ha  explicado  que  la  implantación  del  teletrabajo  busca “ampliar las opciones de conciliación de empleados/as  con  menores  y/o mayores dependientes a su cargo, y aquellos/as con residencia a una distancia considerable de su puesto de trabajo. Además, nos permite disponer de una herramienta útil para la  integración  de personas con  discapacidad,  movilidad  reducida  y  determinadas enfermedades, así como de víctimas de violencia de género”.

“Junto  a  todo  ello  queremos  contribuir  con  esta iniciativa  a  impulsar  un modelo    de    movilidad    sostenible,    ya    que    el    teletrabajo    implica    menos desplazamientos,  con  el  ahorro  energético  y  la  reducción  de  emisiones  que  ello conlleva, y ayuda a prevenir riesgos laborales”, ha añadido. González  ha expresado su  convicción  de  que  el  teletrabajo va  a  ser “una palanca de cambio en la orientación del trabajo hacia la obtención de resultados, y va  a  fomentar  la  confianza,  la  autonomía,  la  motivación  y  el rendimiento” de las trabajadoras y trabajadores forales. “Estamos convencidos de que va a redundar así en  una  mejora  de  la  calidad  del  trabajo  y  servicios  públicos  que  la  institución presta a la ciudadanía alavesa”. Este  convencimiento  se  apoya  en el  proyecto  piloto desarrollado  en 2018cuando un grupo de empleados/as forales tele trabajó durante nueve meses con una valoración   muy   positiva   por   parte   de   los   trabajadores/as   protagonistas,   sus compañeros/as y superiores. “También  tenemos  en  cuenta  la  experiencia de estos meses  de  pandemia:  pusimos  en  marcha  en marzo  de forma  extraordinaria  el teletrabajo con resultados satisfactorios”.

Derecho a la desconexión digital

El decreto  foral va  a regular el  teletrabajo como  una  modalidad voluntaria  y reversible a la que podrá acceder el personal funcionario de carrera e interino de la Administración  General  de  la  Diputación Foral  de  Álava con  una  antigüedad mínima  de  un  año  en  el  puesto,  conexión  a  internet  en  su  domicilio  y  suficientes conocimientos  informáticos, siempre  que  sus funciones  puedan  ser  desempeñadas de forma no presencial. Quedan  excluidos así los  puestos  incompatibles  con  el  teletrabajo  como aquellos de atención a la ciudadanía, oficinas de registro, obra, secretaría y los que gestionen datos especialmente sensibles. El  decreto  contempla con  carácter excepcional la  posibilidad  de  autorizar ocasionalmente teletrabajo cuando  concurra  fuerza  mayor  que  interrumpa  o impida   temporalmente   la   actividad,   se   declaren   episodios   ambientales   de contaminación,  crisis  sanitariaso  situaciones  de  emergencia como  ocurrió  el pasado mes de marzo con la declaración del estado de alarma.

Por  otra  parte,  la  norma  reconoce  el  derecho  a  la desconexión  digital,  el respeto  al  tiempo  de  descanso  y  a  la  intimidad.  Quienes  tele trabajen  tendrán  así derecho  a  no  contestar  mensajes  o  llamadas  fuera  del  horario  de  disponibilidad fijado.“El funcionario/a va a mantener siempre en el contacto con su puesto y sus compañeros/as, ya que la jornada semanal se distribuirá de manera que un máximo de tres días se presten mediante teletrabajo y dos días de forma presencial”. “La   persona   tele trabajadora   participará   además   regularmente   en   las reuniones de trabajo. Uno de los días de jornada presencial se dedicará así a estas reuniones de coordinación y proyectos comunes, si bien también se podrán realizar reuniones  por  videoconferencia”,  ha  detallado  el  director  de  Función  Pública, Adolfo Lander.

El   procedimiento   de   incorporación   al   teletrabajo   será   a   través   de convocatorias públicas periódicas,  y  la primera  tendrá  lugar  previsiblemente  este próximo otoño. El decreto foral va a establecer una serie de criterios a la hora de ordenar y priorizar las solicitudes de teletrabajo entre los que destacan aquellos relacionados con   la   salud y   la   discapacidad(discapacidades   permanentes   o   temporales, problemas de movilidad, etc.), ser víctima de violencia de género, tener a su cargo menores  de  14  años  o  familiares  dependientes,  y  la  distancia  entre la residencia habitual y el puesto de trabajo.

Las  personas  seleccionadas  tendrán  que  cumplir  unos  objetivos  laborales establecidos  junto  con  sus superiores  y  tendrán que  comprometerse  a  velar  por  la protección  de  los  datos  y  la  seguridad  de  la  información  que  manejen,  así  como con  las  horas  de  disponibilidad  pactadas. Se  les  proporcionarán los  equipos informáticos necesarios para  su trabajo  y  se  les  formará  en  prevención  de  riesgos laborales, ciberseguridad, protección de datos y aplicaciones informáticas.

Lo más leído
.