Wednesday 17 de August del 2022

El Alcalde de Artziniega recuerda que las “no fiestas” no tienen cabida e invita a la responsabilidad ante el aumento de contagios en la localidad

Actualizada agosto 25th, 2020 a las 13:36
Sin Etiquetas
Autor Otros Artículos Enviar correo. Relacionados

Desde su perfil de Facebook, el alcalde de Artziniega, Joseba Vivanco, recuerda que las fiestas de la localidad han quedado suspendidas, y que no tienen cabida las “no fiestas”. Apela a la responsabilidad de jóvenes y adultos, ante la subida de la tasa de contagios:

“Estamos a semana y media del comienzo de las que iban a ser las fiestas de Artziniega, esas fiestas que este año no serán. Y quizá, este repunte de casos positivos que pueda haber esta semana en nuestro municipio, sirva de aviso para que no repitamos lo que en algunos pueblos que han tenido sus NO FIESTAS está pasando días después. Un toque de atención a utilizar la mascarilla siempre que estemos en contacto con otras personas, ya sea en la terraza de un bar, en la plaza o en cualquier encuentro con amistades. A mantener las precauciones. Un toque de atención a tratar de limitar nuestro entorno de contactos, nuestro ámbito de relación. Un toque de atención al correcto uso de la mascarilla, que ni protege en el cuello ni en el brazo ni en la mano. ¡Ah, y la parte delantera no se debe tocar para nada y menos quitárnosla para hablar!

Tampoco se trata de estigmatizar, ni de demonizar, ni de señalar con el dedo a nadie en particular ni a colectivos en general. No seré yo el que tire la primera piedra y dudo que nadie esté libre de hacerlo. Se trata de minimizar conductas de riesgo. Se trata de responsabilidad, de sentido común. De cuidarnos para cuidar a los demás. No es fácil, máxime cuando cada vez asumimos más que esto irá para largo, y que las limitaciones a nuestra habitual vida social, a nuestra disposición y necesidad humana de relacionarnos con los demás, no será cuestión de solo unas semanas, unos meses… Por eso va a ser complicado.

No se trata de que nos alarmemos con los números, ni dejarnos seducir por los comentarios catastrofistas de la calle, se trata, insisto, de ser sensatos, de actuar con precaución y responsabilidad, yde asumir que esto llevará tiempo, mucho tiempo, y de seguir con nuestra normalidad dentro de la anormalidad.

No hay que dejar de sentarnos en la mesa de un bar a compartir conversación, ni de ir a pasear, ni de que nuestras hijas e hijos socialicen en el tobogán, ni de que las abuelas se sienten a charlar en un banco de Artekale, ni de que la chavalería vaya y venga, ni de que la gente joven necesite suplir con alguna alternativa meses de aislamiento y después este verano sin txosnas… Los mensajes buenistas están muy bien, los eslóganes institucionales también, pero ni todo es blanco ni negro. Hay que bajar a la realidad. Por eso, se trata, insisto, y bajo mi personal punto de vista, de vivir con normalidad dentro de la anormalidad. Sabiendo lo que hay en juego, lo que pones en juego si te crees que la cosa no va contigo, tengas 20 años o tengas 50. Y que nos sirva para que hoy sí, pero también dentro de algo más de una semana recordemos: Ez da ez. No es no. Koronabirus ez, jaiak ere ez.

Como muchas y muchas sabréis, estoy confinado en casa. Ayer me hicieron la PCR y ha dado negativa. El viernes, a repetir prueba; si da igual, nos vemos el sábado en la calle y el lunes en el Ayuntamiento”.

Lo más leído
.