Saturday 10 de December del 2022

Saratxo Bizirik critica el desarrollo de las obras de la A625

Actualizada septiembre 1st, 2021 a las 07:57
Sin Etiquetas
Autor Otros Artículos Enviar correo. Relacionados

COMUNICADO DE SARATXO BITZIRIK

A medida que avanza la supuesta obra de acondicionamiento de la A625, que es la construcción de una nueva carretera y no un acondicionamiento, a su paso por Saratxo los y las vecinas nos sentimos más engañadas, utilizadas y humilladas.

Hoy que nos han destrozado el Pueblo de arriba abajo y de izquierda a derecha, nos enteramos que se ha enterrado tanto dinero del público, que no público, que la bolsa se ha quedado vacía y ahora no se seguirá con el proyecto.

El acceso de entrada al polígono en el que se encuentran Hormalsa, Deguisa, Castinox, Inauxa etc. se queda sin hacer y se podrá “pinchar” la carretera sin problemas, algo que no era viable en ninguna otra zona del proyecto según los técnicos de la Diputación. Hay que tener en cuenta que de esta zona es de donde entran y salen más vehículos que de ninguna otra, y el peligro va a seguir estando ahí. Quizás si el proyecto se hubiese adecuado a las verdaderas necesidades de la zona el presupuesto hubiera dado para hacerlo todo de una vez.

Mientras que a lo largo de todo el pueblo se han enterrado viviendas y negocios, se ha saqueado la tierra con carreteras, macrorotondas, vías de incorporación, vías de servicio etc. con ese argumento de que es imposible pinchar la carretera. Nada tiene sentido en este proyecto, porque por mucho que se explique viéndolo queda claro que es innecesario para las necesidades de Aiaraldea y la orografía de Saratxo.

Esta obra roza lo absurdo sin ningún tipo de paliativo, aunque como para todo tienen excusas en Saratxo también vuelven a justificar esta escabechina. Pero sus argumentos se quedan en nada cuando transcurres por la carretera y ves el nivel de destrozo que han realizado, el peligro que están corriendo casas, las casas derruidas, el restaurante con un futuro muy difícil. Viendo todo en su conjunto es imposible defender los estragos realizados contra esta tierra y sus gentes.

Por otra parte sigue sin arreglo la conexión interna de los polígonos, que de haberse hecho una buena planificación previa construcción de los polígonos, nos hubiera ahorrado mucho terreno expropiado para la dichosa obra.

Volvemos a levantar la voz, ya que durante el transcurso de la obra no ha venido ningún representante político de los y las que dieron su parabién y lo justificaron tanto en diputación como en juntas, a verlo in situ y mirar a los y las vecinas de Saratxo a la ojos, quizá porque se les caería la cara de vergüenza. Mientras tanto, se les llena la boca con la sostenibilidad, cuidado del medio ambiente, el consumo responsable, ahorro energético, cambio climático, etc…Hipocresía en estado puro.

Aquí nosotros y nosotras hemos respetado nuestro entorno siempre, tal como nuestras amamas y aitites nos enseñaron. Porque sabemos que sin tierra y sin negocios, deja de haber pueblo y vida. Hemos intentado hacérselo ver a los vecinos y vecinas de los pueblos colindantes, a sus alcaldías, a los y las políticas de la diputación…una y mil veces: ¿hacía falta arreglar la carretera? Rotundamente, sí. ¿Era necesario este destrozo humano y medioambiental y derroche económico?

Rotundamente, no. Pero a pesar de las palmaditas en la espalda y palabras de ánimo,de una y mil mociones en Juntas Generales y alcaldía de Amurrio, ha imperado el sinsentido y el proyecto ha llegado a realizarse.

Lo hemos intentado, lo hemos peleado para no encontrarnos con este estropicio, pero el rodillo de los que por un lado nos dan unas directrices de actuación y por otro hacen lo contrario ha podido con nosotras, con la complicidad de todas y todos los que tienen el poder de hacer o dejar hacer. Si no son los y las políticas las que tienen que marcar los límites de actuación a los técnicos de diputación, ¿quiénes son?

Hay que dejar de mirar hacia otro lado cuando se plantean este tipo de megaproyectos y pedir explicaciones contra tanto maltrato, antes de que llegue el día en que hayamos destrozado todo el país (y mundo) y no se pueda dar marcha atrás. Que nadie llegue a sufrir lo que el Pueblo de Saratxo lleva a cuestas.

Despierten de su ensoñación, dejen de darse parabienes y palmaditas a su ego, reflexionen y trabajen por el bien común. Estamos hartas de sus estragos.

Lo más leído
.