Sunday 14 de August del 2022

Artziniega decide sumarse a Urbide

Actualizada noviembre 18th, 2021 a las 09:06
Sin Etiquetas
Autor Otros Artículos Enviar correo. Relacionados

Artziniega solicitará la integración en Urbide, el Consorcio alavés al que da cobertura la Diputación alavesa,para la gestión del ciclo integral del agua. La razón se debe a que estando dentro las tarifas serán mucho más baratas que estando fuera de este consorcio.

NOTA DEL AYUNTAMIENTO DE ARTZINIEGA

EL FUTURO DE LA GESTIÓN DEL AGUA EN ARTZINIEGA

¿Cómo se gestiona el agua de Artziniega?

Desde el año 1999, dado que el pantano de Angostina no es municipal, la gestión del agua en Alta, es decir, desde el Embalse hasta el depósito y su tratamiento, la ha gestionado el Consorcio de Aguas de Aiaraldea-Urkidetza (CAKU), reservándose el Ayuntamiento la gestión en Baja, es decir, la que va del depósito a los contadores domiciliarios, y que incluye su mantenimiento, cobro de tarifas, averías, atención ciudadana en las oficinas municipales, etc.

Por tanto, el Consorcio factura el agua que transporta y depura al Ayuntamiento, y éste, tras la lectura de contadores, factura a los domicilios semestralmente una tasa fija de 44,10 euros por 90 m3; a partir de ahí, cada m3 de más se paga a 0,53 euros, sobre el que se suma el 6% de alcantarillado y el 10% de IVA. Es decir, cada domicilio en Artziniega viene a pagar unos 103 euros anuales, en dos pagos semestrales.

¿Qué ha cambiado desde entonces?

Desde hace tiempo se venía cuestionando la viabilidad económica futura del CAKU, especialmente cuando las dos grandes superdepuradoras que se van a construir en Amurrio y Laudio entren en funcionamiento hacia 2026. En septiembre de 2020 se trataron esos futuros escenarios en dos asambleas del CAKU y el 26 de octubre los Ayuntamientos como Artziniega recibimos de imprevisto una comunicación por la que antes del 30 de noviembre debíamos aprobar la disolución del propio CAKU y nuestra adhesión a ese nuevo Consorcio alavés Urbide que aun ni funcionaba.

Posteriormente, el 10 de diciembre de 2020, la Asamblea General del CAKU aprobó esa disolución y la mayoría de las entidades que lo componían (Ayuntamientos de Aiaraldea y juntas administrativas de Aiara y Amurrio) acordaron sumarse al nuevo Consorcio Urbide impulsado por la Diputación Foral, y que pretende aglutinar la gestión del agua en todo Araba, es decir, un único Consorcio para todo el territorio. Artziniega votó en contra de la disolución y la adhesión a Urbide después de que el Pleno del Ayuntamiento pidiera una prórroga de seis meses para estudiar mejor la nueva situación, pero se le denegara. 

El Ayuntamiento decidió no adherirse porque entendíamos que se estaban haciendo las cosas deprisa, corriendo, sin razones que lo justificaran y sin tener claro hacia dónde iba un Consorcio como Urbide que ni siquiera funcionaba ni prestaba servicio alguno. Queríamos respuestas y no las tuvimos.

Finalmente, el 23 de junio de 2021, la Asamblea del CAKU acuerda su liquidación y disolución definitiva. Artziniega votó en contra y no nos sumamos a Urbide. No obstante, durante este 2021, a pesar de la disolución del CAKU, este ha venido prestando sus servicios de abastecimiento de agua de manera normal, hasta que Urbide asuma toda esa gestión, algo que se dará en 2022.

El 26 de octubre de 2021, la Asamblea General de Urbide, en la que recordemos no está Artziniega, aprobó su Ordenanza de tarifas por la prestación de los servicios de abastecimiento de agua a sus usuarios para 2022. Esa Ordenanza recoge lo que va a cobrar tanto a las entidades que estén dentro de Urbide como a las que estén fuera, una de las preguntas que desde el Ayuntamiento de Artziniega se había planteado para tomar una decisión en torno al futuro de la gestión del agua en Artziniega.

¿Cuáles serían las nuevas tarifas?

Actualmente, por el servicio de esa red en Alta, el Consorcio CAKU, este 2021 así como en 2020, nos viene cobrando 0,391 euros por metro cúbico de agua suministrada, lo que en 2020 supuso para el Ayuntamiento pagar al CAKU unos 102.000 euros; luego, el Ayuntamiento cobra el vecino o vecina la correspondiente tarifa cada seis meses para cubrir ese y otros gastos generados por la gestión del servicio de agua, que suele ser unos 103 euros anuales.

La nueva Ordenanza aprobada por Urbide a finales del pasado octubre para aplicar a partir de 2022, establece que si Artziniega decide quedarse fuera de ese Consorcio, el metro cúbico de agua en Alta lo tendrá que pagar a 0,944 euros, es decir, al triple que ahora; eso supondría para el Ayuntamiento pagar cada año unos 247.000 euros, 145.000 euros más que ahora, algo inasumible, porque además habría que trasladar al usuario ese aumento.

En cambio, si Artziniega decide solicitar ahora su ingreso en Urbide cara a 2022, tenemos dos opciones: o hacerlo cediendo solo la red en Alta, como venimos haciendo desde 1999, o hacerlo cediendo todo, la red en Alta y en Baja. Si entramos en Urbide solo con la red en Alta, Urbide nos cobrará el metro cúbico a 0,629 (recordad, ahora lo pagamos a 0,391), lo que para el Ayuntamiento supondría pagar al año unos 165.000 euros, es decir, unos 60.000 euros más que ahora, aumento que acabaría repercutiendo en la tarifa a cobrar a los usuarios. Si entramos en Urbide cediendo todo, red en Alta y Baja, según asegura Urbide, la mayoría de usuarios pagaría menos que lo que viene pagando ahora ya que se pagaría por tramos de m3 consumidos: hasta 10 m3 0,211 euros, de 11 a 42m3 0,422 euros, y de 42 m3 en adelante 0,844 euros, facturados trimestralmente.

¿Qué propone el Gobierno Municipal?

Bien, como decíamos, hasta ahora, Artziniega solo tenía cedida en al anterior Consorcio CAKU su red en Alta, es decir, el servicio de suministro de agua que va del pantano al depósito; la red en Baja, es decir, el abastecimiento y suministro al usuario hasta su domicilio lo gestiona el Ayuntamiento.

Con estos números sobre la mesa ahora conocidos, es cuando el Gobierno Municipal ha podido tomar una decisión. Porque lo que tenemos claro es que lo primero son nuestras vecinas y vecinos. Y no podemos permitir que sean castigados con un aumento de la tarifa de agua del doble o triple de lo que pagan ahora.

Por eso, vamos a proponer que el Ayuntamiento solicite el ingreso en Urbide y lo haga cediendo tanto la red en Alta como en Baja. Esto debería suponer que la tarifa del agua que paguen vecinas y vecinos en el futuro debiera ser menor que ahora, pero también debe quedar claro que al ceder el Ayuntamiento la gestión en Baja (recordad: cobro de tarifa, revisión contadores, averías en la red, atención al público, permisos tomas de agua…), la atención ya no será cercana, el Ayuntamiento ya no cobrará, no atenderá problemas ni quejas, ni incidencias, de eso se encargará el Consorcio alavés Urbide.

El Gobierno Municipal ha tomado esta decisión ahora y no antes, una vez que ha tenido todas, o casi todas, las cartas sobre la mesa. Ahora es posible dar algunas respuestas a la ciudadanía que antes no teníamos. Porque la gente se merece explicaciones a las decisiones que toman quienes les gobiernan. Ahora se pueden darlas y tomarlas.

Lo más leído
.