Thursday 18 de August del 2022

EH Bildu presenta Uztaraba, un plan para transitar hacia un modelo agroalimentario que permita que en 2050 tres cuartas partes de los alimentos que se consuman en Araba sean locales y sostenibles

Actualizada febrero 22nd, 2022 a las 12:22
Sin Etiquetas
Autor Otros Artículos Enviar correo. Relacionados

EH Bildu ha presentado Uztaraba, un plan agroalimentario que tiene como objetivo transitar a un sistema alimentario que permita que en 2050 al menos tres cuartas partes de los alimentos que se consuman en Araba sean locales, sostenibles o ecológicos. Para ello se plantean objetivos y medidas para 2030, 2040 y 2050, así como un plan de choque quinquenal que permita dar los primeros pasos en esa dirección.

El portavoz de EH Bildu, Kike Fdez de Pinedo y la procuradora Eva Lopez de Arroyabe han desgranado los pormenores de este plan que ahora se compartirá con los agentes del sector. Antes, de cara a 2030, se persigue que el 30% del consumo en el territorio sea local, saludable y sostenible, asegurando una trazabilidad económica, social y medioambiental; que la mitad de las explotaciones agroganaderas estén inmersas en una hoja de ruta de transición hacia sistemas agroecológicos y sean autónomas energéticamente y que el 30% de la producción agroganadera sea ecológica y que se produzca una reducción a la mitad del uso de insumos (fitosanitarios, fertilizantes, abonos químicos…).

Garantizar la sostenibilidad económica y medioambiental en todas las explotaciones agroganaderas actuales, asegurando una calidad de vida digna y facilitando nuevas incorporaciones figura también entre los objetivos a alcanzar para 2030. Para la consecución de esos objetivos se plantea la adopción de un total de 41 medidas que afectan tanto a la producción como a la transformación, la distribución, el consumo y la gobernanza.

Entre esas medidas destaca la creación de un Consejo Alimentario en el territorio, de una agencia alavesa para la protección de la tierra agraria, el impulso de transiciones agroecológicas con un centro de referencia en innovación y formación en Eskalmendi, la introducción de alimentos locales en todos los comedores públicos a través de cooperativas de producción y consumo y un plan para asegurar el mantenimiento de todas las explotaciones agroganaderas y asegurar su relevo generacional. Pero además, se hace especial hincapié en las campañas de socialización, concienciación y etiquetado de los productos para garantizar su trazabilidad social y medioambiental, y un consumo más equilibrado y sostenible.

En lo que a la transformación hace referencia, se apuesta por la creación de una red centros comarcales donde se transformen y se diversifiquen las producciones, impulsando obradores de lácteos, verduras, pan, aceite, cerveza local…Sin olvidar, la distribución de los productos en Araba. Para tal fin, es imprescindible la colaboración de las administraciones públicas que, según este plan, deben impulsar una ventanilla única para acompañar a las personas productoras en estos cambios, crear un equipo de facilitación que vea en el primer sector una alternativa de vida en el medio rural.  Impulsar y empoderar a las asociaciones de desarrollo rural (ADRs) y la puesta en marcha de un contrato social entre el ámbito rural y la sociedad en su conjunto para poner en valor el primer sector y mantener vivas las zonas rurales. 

Tal y como han explicado Fdez de Pinedo y Lopez de Arroyabe, Araba cuenta con las condiciones idóneas para la implantación de este plan. El 32% de su suelo es agrícola, dispone de más de 95.000 hectáreas cultivadas, las explotaciones ganaderas superan las 3.000 y 187 productores practican la producción ecológica. Sin embargo, el sector vive en una crisis permanente: se vende por debajo de los costes de producción y los nuevos hábitos alimentarios han provocado que el 60% de la compra se realice en grandes superficies. Aun así, existen factores que ayudarían a transitar hacia este escenario.

En primer lugar, la emergencia climática obliga a actuar ya y se plantea una reducción anual del 7% de las emisiones de CO2. En segundo lugar, la estrategia “farm to fork” de la “granja a la mesa” puesta en marcha por la UE en la que plantea diversos objetivos a cumplir por sus estados miembros para el año 2030. Entre estos destaca conseguir que el 25% de la producción sea ecológica, reducir a la mitad los fertilizantes y plaguicidas, promover un consumo de alimentos más sostenible y dietas más saludables y nutritivas, luchar contra el fraude alimentario, reducir el desperdicio de alimentos…

La crisis sociosanitaria del COVID; los problemas de abastecimiento de productos, materias críticas, chips o alimentos; y el encarecimiento del gas y petróleo han alertado de la importancia de aminorar la dependencia de estos materiales y productos y de avanzar hacia la soberanía alimentaria y sistemas locales de alimentación. A ello hay que añadir la creciente preocupación por el despoblamiento del  mundo rural y el desequilibrio territorial, la apuesta creciente por parte de la sociedad y también por la parte productora en favor de un sistema agroalimentario local y agroecológico y la preocupación por la salud y la nutrición. 

A la vista de la profunda crisis en la que está inmersa el sector, Uzatabara recoge también un plan de choque quinquenal a aplicar entre 2022 y 2026 con un total de 18 medidas:

 1. Creación del Consejo Alimentario Alavés y Consejos Alimentarios en todas las Cuadrillas (600.000€).

2. Elaborar plan SOS inmediato para asegurar el mantenimiento de todas las explotaciones agroganaderas extensivas que certifiquen buenas prácticas (4.000.000€)

3. Estrategia para priorizar en los comedores alimentos locales, frescos y saludables o ecológicos (100.000€)            

  4. Centro para Transiciones Agroecológicas Eskalmendi (4.000.000€)

5. Casa del Vino/Ardoaren Etxea (1.000.000€)

6. Puesta en marcha de un Polígono agroalimentario en Aiaraldea con un espacio de sacrificio que de servicio al sector ganadero del territorio. (3.000.0000 €)

7. Impulso al Centro de Transformación de Lautada y creación de una red de Centros de Transformación Agroalimentarios Comarcales (1.000.000€)

8. Proyecto Arabako Ogia (300.000€)

9. Banco público de tierras e impulso de rotación-diversificación (800.000€)

10. Elaborar un plan de fruticultura donde se tendrán en cuenta estos aspectos: (500.000€)

11. Reconvertir el mercado mayorista de Astegieta en un centro de distribución de productos locales. (3.000.000€)

12. Ayudar a la creación de cooperativas o asociaciones de productores para distribuir y comercializar sus alimentos.

13. Creación de red de economatos, cooperativas de consumo y mercados de productos locales y ecológicos. (200.000€)

14. Desarrollar la economía circular (1.400.000           €)

15. Crear un plan de fomento del consumo local, sostenible, saludable y responsable.

16. Plan de formación y de fomento para nuevas incorporaciones.

17. Adaptación urbanística y normativa a una estrategia agroalimentaria sostenible.

18. Asegurar el derecho a una alimentación saludable y equitativa para toda la población.

Lo más leído
.