Thursday 11 de August del 2022

Los Ayuntamientos de Orduña y Villalba de Losa estudian las patologías del Monumento del Txarlazo

Actualizada marzo 31st, 2022 a las 14:34
Sin Etiquetas
Autor Otros Artículos Enviar correo. Relacionados

Los Ayuntamientos de Orduña y Villalba de Losa han llevado a cabo un estudio sobre el estado del Monumento del Txarlazo, de cara a analizar las patologías del mismo, y evitar así que se produzcan más desprendimientos en el futuro y eliminar posibles riesgos a terceros. Este estudio servirá de base para la redacción del proyecto para la rehabilitación del monumento.

Con base en los primeros estudios de campo, los consistorios han constatado que el estado del monumento a la Virgen requiere una rehabilitación inmediata para evitar la velocidad de su deterioro, así como que los riesgos se agraven. La estructura presenta numerosas filtraciones de agua, provocadas por la climatología adversa, y el elemento con mayor deterioro es el manto que la rodea.

Esta acción ha sido financiada por ambos consistorios, con un presupuesto de 5.150 euros cada uno, 10.300 euros en total (IVA excluido), y ha sido ejecutada por el Grupo de Corrosión de Armaduras y Seguridad Estructural del IETcc-CSIC, experto dentro del campo de la corrosión y durabilidad del hormigón armado.

Entre las labores realizadas para el análisis de las patologías que presenta el hormigón armado de este monumento, la primera ha consistido en la inspección visual de la estructura, en la que han puesto el foco en el estado de la estructura y su grado de deterioro.

Asimismo, han llevado a cabo mediciones electroquímicas con el fin de conocer el estado de corrosión de la estructura de estudio. Concretamente, han analizado los siguientes aspectos: el potencial de corrosión, la velocidad a la que se está produciendo la corrosión, y la resistividad. Estos puntos de medidas electroquímicas se han seleccionado durante la inspección visual.

De manera complementaria, se han realizado taladros de 2 centímetros de diámetro en varios puntos que hacen contacto con la armadura del monumento, de cara a realizar ensayos de carbonatación e identificar un posible frente de degradación.

A través de las medidas de corrosión obtenidas en campo, se estudiará la urgencia de intervención para cada una de las zonas, y los posibles métodos de reparación más acordes en función de parámetros técnicos.

Una vez finalizado este análisis in situ, se procederá a los ensayos en laboratorio. Entre otras cuestiones, se llevará a cabo: un perfil de cloruros, para descartar que no exista deterioro por corrosión debido a presencia de esta substancia química, un análisis microestructural en el hormigón, para detectar la presencia de sulfatos, reacciones árido-álcalis o la pérdida de propiedades físico-químicas, y el informe de auscultación, basado en los resultados de campo y en los ensayos anteriores.

Lo más leído
.