Tuesday 23 de April del 2024

SOS BASERRIAK considera que la debacle del primer sector no tiene fin

Actualizada marzo 21st, 2023 a las 08:14
Sin Etiquetas
Autor Otros Artículos Enviar correo. Relacionados

NOTA DE PRENSA DE SOS BASERRIAK

Según datos de Eustat en la CAV desaparecen entre 5 y 6 explotaciones agro ganaderas a la semana, especialmente vulnerables las de menos de 5 hectáreas y especialmente vulnerables la lideradas por mujeres.

Según el estudio Duina llevado a cabo por Biolur el sector primario vasco que trabaja en modelos agroecológicos no llega ni de lejos a las condiciones salariales propuesta por la Carta de Derechos Sociales para un sueldo mínimo digno, con jornadas laborales que superan entre el 10% y el 53% las 40 horas semanales. El envejecimiento es palpable y en estas condiciones no hay posibilidades de relevo.

Mientras el IPC alimentario no deja de subir la diferencia entre precios de origen y destino ha aumentado un 65% según COAG. Esto es, el consumidor paga más pero las productoras cobramos menos.

El sector primario ha perdido en los últimos años un 38% del Valor Añadido Bruto de su actividad.

No es casualidad, y no son sólo dinámicas globales que escapan a nuestro control.

El germen de que está acabando con nosotros nace en lo local, y nace de decisiones como el cierre del Matadero Municipal o la interpretación hiper estricta de la normativa sanitaria para mercados.

Las decisiones políticas no son neutras, y el día a día deja bien a las claras por qué modelo de distribución alimentaria apuesta cada cual.

Si desde lo local se elimina el único canal que tienen los pequeños baserritarras para el sacrifico de sus animales de manera autónoma a las grandes corporaciones; o se obstaculiza el canal de venta tradicional, no podemos extrañarnos de que desaparezcan caseríos una semana tras otra. No podemos extrañarnos de que se pierda Valor Añadido y de que se nos condene a trabajar a la sombra de la una gran distribución que  ahoga al consumidor y ahoga al baserritarra.

Cerca de un año ya de la última gran movilización que realizó el sector primario de esta comarca la situación camina de mal en peor. Seguimos sin poder transformar la carne en la comarca, los mercados se nos vienen abajo y el futuro pinta más negro que nunca.

No pedimos ningún trato de favor, pedimos que se nos aplique la normativa sanitaria al igual que a cualquier otro agente del sistema alimentario, pero al igual que como al resto, también pedimos que esta normativa sea interpretada desde nuestra realidad, nuestra capacidad y nuestra cultura alimentaria.

Con otros ya se hace; mientras vemos como comercios históricos tienen que echar el cierre al no poder adaptarse a la normativa (ahora también a las nuevas exigencias fiscales), hace unos años vimos como el PNV revolvía Roma con Santiago para favorecer el cambio de usos de un solar concreto con el objetivo de abrir las puertas de la comarca a Mercadona.

Necesitamos que el nuevo ciclo que se abre a partir de mayo sea encarado por todos los agentes políticos con valentía, y se tomen las decisiones estructurales correctas para garantizar la pervivencia del sector productor agroalimentario local y no para beneficiar a la gran distribución.

En igualdad de condiciones, como los productores de alimentos que somos y no como el atrezzo folclórico de un día de feria.

Lo más leído
.