Thursday 22 de February del 2024

El Museo de Bellas Artes presenta “Interconectadas”

Actualizada julio 4th, 2023 a las 10:22
Sin Etiquetas
Autor Otros Artículos Enviar correo. Relacionados

Se ha presentado la exposición “Interconectadas. Nuevos diálogos en el Museo de Bellas Artes de Alava”. Una exposición que pretende poner en contexto los nuevos ingresos que ha recibido el Museo en los últimos años, con parte de la colección ya existente y que ha sido expuesta en contadas ocasiones, para generar diferentes “diálogos” entre las obras.

Lo han presentado hoy la directora de Cultura, Inmaculada Sánchez y la responsable del museo, Sara González de Aspuru.Según Sánchez “el objetivo de coleccionar y aumentar los fondos varía según los contenidos de cada museo y, en el caso del Museo de Bellas Artes, se ciñe a su especialización en arte vasco del siglo XIX y hasta mediados del siglo XX, junto con un conjunto pequeño, pero muy ilustrativo del arte español de los siglos XVIII y XIX.  Para cumplir este objetivo -ha señalado- las compras han sido a lo largo de su historia el procedimiento más habitual, pero también ha visto crecer sus fondos gracias a las donaciones, depósitos y legados testamentarios recibidos. Cada forma de ingreso tiene su particularidad y debe de estudiarse de manera individual y valorar su conveniencia o no para la mejora del conjunto a conservar y exhibir” ha indicado.

Entre las donaciones, encontramos las realizadas por los herederos y familiares de los propios artistas, entre los que abundan los retratos de su entorno más próximo. Como ejemplo, el Retrato de Felipa Arraiz, hermana del pintor alavés Clemente Arraiz, pintado por Fernando de Amárica y ahora donado por los descendientes de la retratada. También retratos de los antepasados de los donantes, como en el caso de la conocida saga familiar alavesa de los Ezquerra, en los que varias generaciones han sido pintados por destacados artistas vascos, como Ignacio Díaz Olano, Elias Salaverría o Juan de Aranoa. Otras veces son obras religiosas, de difícil encaje en el modo de vida actual, como la realizada por la familia Valencia Rama de La Última Cena de Mariano Salvador Maella, importante artista y pintor de corte, que se incorpora como nuevo nombre dentro de la nómina de autores.

Tradicionalmente, otra destacada fuente de ingreso para el museo han sido los depósitos temporales, tanto de instituciones museísticas, como de particulares. Este último caso es el de Interconectadas, donde presentamos, precisamente, los nuevos depósitos de varias obras de Ignacio Zuloaga, y los aportados por la familia Otazu, dos retratos de autor anónimo del matrimonio Julián de Zulueta y Juliana Ruiz de Gámiz, así como la conocida obra de Ignacio Díaz Olano, Extraviada.

No son tan frecuentes en cambio los legados testamentarios. Se trata de una disposición testamentaria por la que se otorga un bien a otra persona o institución tras el fallecimiento del otorgante, como en el caso del matrimonio Alberto Viana Menchacatorre y Pilar Lizarralde en 2017; de este legado se han seleccionado tres obras para esta muestra, la pequeña tabla de Anticoli Corrado de Mariano Barbasán, el Retrato de Elisa Blanchard Colau de Juan de Barroeta y Retrato de mujer con abanico rojo de Ramón Martí Alsina, un nuevo nombre dentro de la colección del museo que exhibimos ahora por primera vez.

Otra novedad de autoría viene a través de la única obra adquirida en los últimos años mediante compra. Se trata de Recuerdos de La Granja pintada por el andaluz José Villegas, uno de los artistas más valorados de su época. La pintura, fechada en 1903, correspondería a las estancias veraniegas del autor en esa localidad segoviana.

Junto a todas estas novedades, Interconectadas presenta otras obras de la colección poco frecuentes en la exposición permanente del museo.

Interconectadas se ha articulado siguiendo los siguientes apartados:

  • Empezando cronológicamente por el apartado titulado Neoclasicismo. En nombre de las luces, encontramos algunos retratos institucionales vinculados a la propia Diputación, una alegoría de Álava con la figura de su patrón, San Prudencio y algunas figuras de la burguesía local y otros prohombres alaveses.
  • En El retrato y el espíritu romántico, entramos en una esfera de pintura más íntima, encargos privados de hombres y mujeres buscando reafirmar con sus retratos su posición familiar y social y aumentar el prestigio de sus salones. Además, contamos con la representación de Ofelia, personaje shakespeariano de la tragedia de Hamlet y uno de los mitos del romanticismo.
  • Continuamos el recorrido con En busca de inspiración. Paisajes y costumbres, donde vemos obras localizadas en parajes italianos del Lacio, realizados durante las estancias formativas de muchos artistas españoles y vascos. También aparecen los jardines del palacio de La Granja, así como dos obras con tema de costumbres, de ambiente urbano y cierto trasfondo moral.
  • Álava, vínculo entre pintores, nos acerca a autores de origen alavés con una importante presencia, esta vez, de la pintura de flores. Se incluye, así mismo, obra -también de temática floral- de la madrileña Adelina Labrador, expuesta en una sala de la ciudad en 1946.
  • Con Retratos familiares, presentamos lienzos que pintaron algunos artistas de sus propios familiares, así como retratos hechos por distintos autores a una misma saga familiar en la primera mitad del siglo XX.
  • Por último, Nuevos ‘zuloagas’ en la colección, reúne todas las obras de Ignacio Zuloaga que forman parte en estos momentos de la colección del museo.

Las interconexiones creadas en la colección se basan en criterios cronológicos, estilísticos, temáticos y geográficos que “como pinceladas narrativas, van enlazando las nuevas obras con otras, muchas veces escasamente expuestas”.

Lo más leído
.