Thursday 23 de May del 2024

El orduñés Javier Irabien inaugura mañana su exposición “Makilas con vida propia” en el Museo de Orduña

Actualizada agosto 31st, 2023 a las 09:24
Sin Etiquetas
Autor Otros Artículos Enviar correo. Relacionados

Dentro del objetivo de acoger y mostrar el talento local, el Museo de Orduña programa una nueva exposición. Se trata del orduñés Javier Irabien, conocido por su trabajo dando forma a las makilas.

“Makilas con vida propia” se va a poder ver, desde este viernes, hasta el 14 de enero, en la Sala 3 del Museo.

Javier Irabien nació en un caserío en Amurrio y desde muy joven vio que su padre tenía cierta habilidad con labores relacionadas con el campo y la ganadería, por lo que tenía todo tipo de herramientas y utensilios a su alcance. Su padre trabajaba la madera de muchas formas, y es ahí donde nace la inquietud de Irabien por el labrado de las makilas.

A partir de los 10-11 años empezó a hacer bastones para guiar al ganado, para ir al monte o para pasear, es decir, varas que destacaban por su utilidad. En casa siempre había un par de ellas que Irabien denomina como “las de los domingos”, nos cuenta que era lo mismo que “la ropa que te cambias para llevarla un domingo”.

Si bien es cierto que cada madera tiene su tratamiento específico, por lo general, sigue una metodología similar. El proceso para hacer una makila desde que empieza hasta que la considera lista para su uso dura un año. No es un proceso estrictamente necesario para elaborar una vara, cuyo fin es guiar al ganado, pero para hacer una cachaba resistente y vistosa es un factor muy importante.

La madera, cuenta Irabien, está viva, con el calor se dilata y con el frío se encoge, además de la humedad que ayuda a la hidratación. Es por ello que la makila tiene que pasar las cuatro estaciones en su molde, empezando normalmente en invierno ha de acostumbrarse a todo tipo de entornos climáticos antes de poder utilizarse. Es curioso que la madera siga viva al convertirse en makila, e Irabien cuenta que la madera “agradece” la humedad, “ha nacido y se ha criado en el monte así que todo aquello que ofrece la naturaleza que le puedas dar te lo va a agradecer, si vas al monte con una makila y la sostienes tras dejarla a remojo 10-15 segundos notarás que pesa más”.

Más que reciclar, Irabien habla de “dar una segunda oportunidad” a las makilas.

Considera que todo lo que nos ofrece la naturaleza tiene utilidad. Menciona la cantidad de fragmentos de cuernos de ciervo quebrados que ha adquirido para utilizar posteriormente a modo de empuñadura de bastón o de botellero. Partiendo de este ejemplo podemos hacernos una idea de la pericia de Irabien para elaborar diversos artilugios con materiales provenientes directamente de la naturaleza. Resulta irónico que actualmente se utilicen materiales indestructibles y no biodegradables para crear objetos desechables.

Es preciso enfatizar la importancia de los cuernos, ya que en esta exposición también apreciamos alguno que se puede tocar como un instrumento musical, hablamos de cuernos propios de la tradición de los montes bocineros. Dichos montes son cinco cumbres de Vizcaya (Gorbea, Ganekogorta, Oiz, Sollube y Kolitza) desde las cuales se convocaba a juntas generales del Señorío de Vizcaya.

Lo más leído
.